Monumentos

MARRATXÍ

MarratxíEtimológicamente proviene del término árabe «Marraksi» que significa natural de Marraquesch, eso nos puede dar una idea de la procedencia de sus primeros habitantes. Situado justo en el extrarradio de Palma es el primer término que encontramos en el camino hacia Lluc por la salida habitual.

Marratxí es una zona eminentemente industrial y en ésta se han instalado importantes fábricas sobre todo de materiales de construcción y áreas de servicios. También es un término que goza de cierta fama en Ia artesanía de la cerámica, son sobradamente conocidos “els siurells” de Sa Cabaneta y Pórtol, así como la multitud de elementos de cerámica que se fabrican a las diferentes “gerreries” de todos estos lugares y que se exponen a la venta y curiosidad del público en la anual “Fira del Fang de Marratxí” que ha obtenido un gran éxito en los últimos años.

El término de Marratxí cuenta con núcleos de población tan importantes como el Pont d’Inca, Sa Cabaneta, Pórtol y Es Pla de Na Tesa.

En el Libro del Reparto consta que fue cedido al obispo de Barcelona y que formó parte durante largo tiempo de la Baronía de los obispos barceloneses.

El Pont d’Inca será el primer núcleo de población que encontramos cuando salimos de Palma, actualmente unido a ésta por el cordón umbilical de la carretera principal que atraviesa la población. En el pasado se encontraba en estos terrenos la gran fábrica de la «Harinera Balear» hoy en día derribada, así como muchos colegios, por ejemplo el de Santa Teresa y San Juan Bautista de la Salle. Otros núcleos de población como Sa Cabaneta, Pórtol y Es Pla de Na Tesa quedan ya alejados de nuestra marcha hacia Lluc, pero merece la pena visitarlos con calma, principalmente Pórtol que es famoso por su cerámica y el pimentón para hacer la sobrasada. Ya el 1875 y antes de que se formase el pueblo existía en aquellos lugares una fábrica para la desecación y elaboración de pimienta para transformarla en especias. Según cuentan las persones mayores del pueblo los pimientos dulces eran hilados por las chicas solteras y los picantes por las casadas y las mujeres mayores.

Hoy en día, el término de Marratxí es una área con un rápido desarrollo económico y demográfico con una clara vertiente industrial, pero intentando no perder su tipismo tradicional.

SANTA MARÍA

Santa MaríaSu nombre deriva de la «Caballería de Santa Maria del Camí». Es una comarca de topografía completamente plana y su actividad principal, hoy en día, es la industrial y la artesanía, pese a que la actividad agrícola no es nada desdeñable, sobre todo refiriéndonos a la vid y al vino de Santa Maria de todos conocido. Las ropas de “llengües” que se fabrican aquí son de los mas conocidas y apreciadas de toda Mallorca. Hablando de ropa si pasáis por Santa Maria y tenéis tiempo para pararos, visitad el museo del vestido mallorquín, ubicado en el convento de los Mínimos, merece la pena de verlo.

Santa Maria formaba parte del eje romano de Palma-Pollentia, por todo esto podemos pensar que fue fundada por los romanos y que podría ser la ciudad llamada Tucius por Plinio. Después fué uno de los focos del antiguo cristianismo en Mallorca y buena prueba de ello era la basílica paleocristiana de Son Fiol construida entre los siglos VI y VIII y que desgraciadamente fue arrasada en su totalidad por la incultura de personas que no saben apreciar los bienes mes que por el provecho que pueden dar, debieron pensar que aquellos terrenos darían mas rendimiento sembrados de almendros o de vid.

Según consta en el Libro de Repartiment, estas tierras fueron donadas por el rey Jaume I a Bernat de Santa Eugenia y Torroella de Montgrí, lugarteniente del mencionado rey, por su ayuda a la conquista de la isla. Santa Maria se fue poblando en núcleos dispersos, posesiones y fincas, hasta que se configuró el actual pueblo. El pueblo parece un simple lugar de paso, un camino como su nombre indica solo para ir a Inca o a la otra punta de la isla, pero su riqueza cultural y su interés para el viajero bien vale una parada tranquila y una visita esmerada a este bello pueblo mallorquín.

CONSELL

ConsellLa etimología de Consell proviene del latín «Consilium o Concilium» que quiere decir reunión. Como los otros pueblos de la ruta del Güell a Lluc a pie se trata de un pueblo del “reiguer” de Mallorca. La actividad agrícola es la fuente principal de ingresos de los habitantes del pueblo, sobre todo la vid, el almendro y los cereales. En la actividad industrial cabe destacar la industria del calzado y artículos de piel. Las actividades artesanales como los alpargateros, “trinxeters” y vidrieros se mantienen, pero mas como atractivo turístico que como industria enfocada a las grandes masas. Son también famosos sus bodegas, de buena calidad gastronómica y acentuado tipismo, todo esto hace la villa atractiva para hacer una parada que sin duda será agradable y provechosa.

En los antiguos terrenos de Son Braó se asentaron las milicias romanas en tiempos antiguos. Después de la conquista del rey Jaume I, los terrenos colindantes y el pueblo, en total unas 160 quarterades, tocaron al señor Gastón de Montcada, vizconde de Bearn. En una etapa posterior estas tierras acabaron en manos del obispo de Barcelona que a la vez las cedió a algunos pobladores de la villa.

El 1595, según documentos de la época, Consell contaba con dos casas y aparecía en los mapas con el nombre de «Populatio de Conseyl».

El 1784 el número de vecinos había aumentado considerablemente y se registraban 352 personas. El 1926 Consell se separo definitivamente de Alaró y tuvo su propio ayuntamiento y juzgado.

En la actualidad Consell es un Municipio de unos 14 kilómetros cuadrados donde viven unas 2.000 personas, lo cual le convierte en uno de los pueblos de densidad demográfica mas baja de Mallorca por Kilómetro cuadrado. La emigración a los otros pueblos y a Palma ha sido constante durante años, ya que el comercio local y las industrias no pueden hacerse cargo de toda la mano de obra del pueblo, de todas maneras no se descartan proyectos de futuro para reactivar la economía local y aumentar el nivel de vida de sus habitantes.

Los simpáticos habitantes del pueblo son gente sencilla, tranquila y amable con el visitante, además de ser gente trabajadora como dice el refrán «En Consell no hay herrumbre».

BINISSALEM

BinissalemEl nombre proviene del árabe «Bini» que significa casa. Por lo tanto, podría ser casa de Salem. Antiguamente fue también conocido con el nombre de «Robines» que era el de la antigua posesión que va fue el núcleo primitivo del pueblo. También es un pueblo que pertenece al área del reiguer de Mallorca. Su actividad, actualmente es prácticamente de tipo industrial y se basa en el calzado y en la industria del vino. Son conocidos y apreciados los trabajos de la artesanía de la madera del olivo que se distribuyen por toda Mallorca, así como los objetos manufacturados en piel. También existe una actividad agrícola importante, sobre todo en el campo de la vid.

En el libro del reparto consta que Robines tocó a Pere Ortella. Continúa con este nombre hasta el siglo XVI en qué se le pone el actual nombre de Binissalem. Ésta tierra fue abundante en ordenes religiosas como los agustinos que se dedicaron al cultivo de la vid y a la producción de vino.

El 1864 se instalo al pueblo el primer alumbrado público de faroles de petróleo, después en 1905 se montó una fábrica de electricidad.

El tren que la conectó con Palma se inauguro el febrero de 1875 y el marzo de 1963 fue declarada conjunto histórico artístico por su ambiente monumental y las muchas y ricas casas de piedra que se encuentran esparcidas por todo el pueblo.

Actualmente su prosperidad económica hace que sea uno de los pueblos mas ricos de Mallorca.

LLOSETA

LlosetaEtimológicamente Lloseta viene de “LAUSETA“, palabra compuesta que significa alabanza y castillo. Se una tierra de regadío que limita con la sierra de tramuntana, pero pese a haber actividad agrícola, su principal riqueza es la industria de explotación de lignitos, de los cuales sus tierras están bien provistas. Asimismo la producción industrial de cemento para la construcción es otra industria del pueblo y que frecuentemente cuando subimos por la carretera de lnca identificamos claramente como la fábrica del cemento.

Algunos monumentos que merece la pena visitar son la «ermita des coco» y el Palacio de Ayamans. Las telas de Lenguas y la cerámica son las actividades artesanales mas importantes que se pueden encontrar.

Gran cantidad de restos prehistóricos se conservan en Lloseta, lo cual nos hace pensar en antiguas civilizaciones que ya habitaban estos parajes de Ayamans en tiempos remotos. En el reparto que hizo el rey Jaume estos terrenos tocaron a Guillem de Montcada, vizconde de Bearn, a la muerte de este la mujer entrego las posesiones a Arnau Togores, con la obligación de mantener en cada una de las fincas y tierras dos caballeros armados, lo que nos da una idea del dominio feudal que por aquel entonces reinaba sobre los habitantes de aquellas tierras.

Cuanto a la aparición de la Virgen del Coco, hoy venerada en aquellos alrededores, la historia no es muy diferente de la antes relatada sobre la Virgen De Lluc, ya que según la leyenda un pastor la encontró muy cerca de donde ahora hay el oratorio, una vez acabada la conquista de Mallorca. Se trata de una preciosa talla de madera policromada, posiblemente del siglo XI y que podría haber sido escondida por los antiguos cristianos a fin de protegerla de la profanación por parte de los moros, y que posteriormente sería reencontrada y venerada.

De todas maneras la historia cierta, como pasa también con el caso de Lluc, no la sabremos nunca. El caso es que fue muy venerada y se dice que su «popularitat» fue desbancada por la de Lluc.

El 1634 el rey Felipe III para compensar ayudas de los señores de Togores a la Corona, los nombró barones de Lloseta y condes de Ayamans, con derecho de administrar la justicia civil y criminal a todo el término de Lloseta y disponiendo de la vida y la muerte de sus ciudadanos. Como podemos ver el feudalismo mas arraigado dominaba aquellas tierras de gente campesina y poco hostil.

El 1842 al fin LLoseta pudo conseguir la independencia civil de Binissalem tantos años buscada.

El 1875 con la instalación de la línea férrea Palma-lnca, llega a Lloseta el tren, no hay duda que eso fue una mejora importante para el pueblo, sobretodo de cara al desarrollo industrial.

Actualmente Lloseta forma parte de los tiempos modernos, dejando para siempre en el recuerdo aquéllos tiempos pasados de pobreza y dominio feudal.

SELVA, CAIMARI Y BINIAMAR

El topónimo Selva proviene del latín «Silva» que significa bosque. Se encuentra entre la sierra de tramontana y la comarca del “reiguer”. El término municipal de Selva está formato por diversos núcleos de población que dependen de su ayuntamiento, entre éstos se encuentran Biniamar, Caimari y Moscari, así como el pequeño núcleo de Binibona. La base de la economía de toda la comarca se sobre todo agricultura, donde el olivar, almendro, algarrobo e higueras son los principales cultivos. En el campo industrial, al igual que el resto de la comarca y pueblos que lo rodean, la industria del calzado y la piel es la mas destacable.

El encanto mas grande de toda la comarca son sus espacios bosques de pino, encinar y garriga, así como los roquedales que dan una belleza de paisaje típico de los umbrales de la Sierra de Tramontana.

Ya en el Puig de ses Coves se encontraron restos de un poblado prehistórico, esto nos da una idea de la cantidad de años que hace que están habitados estos lugares.

En tiempo de los moros era conocida como alquería de Xilvar. El rey Jaume I la dio a P. Noniz y P. Lay.

Selva fue declarada oficialmente villa el año 1300 por Jaume ll,separando aquellos terrenos definitivamente de lnca, junto con Campanet y Sa Pobla formaban el distrito noveno de los que dividieron los moros la isla.

El 1521 Selva participó muy directamente a la llamada Guerra de las Germanies. Por documentos de la época podemos saber que nueve habitantes de Selva que eran hermanados serían condenados a muerte y sus bienes fueron confiscados. Por razones de su terreno montañoso durante el siglo XVII los habitantes del pueblo tuvieron que sufrir en sus carnes los abusos de los bandoleros que se dedicaban a toda clase de robos y crímenes, encontrando refugio seguro en la frondosidad de las montañas y de los acantilados de la región, lo cual les daba oportunidad de huir de las manos de la justicia. Aún hoy en día se recuerdan numerosas historias de los bandoleros por toda la comarca.

En el mismo término como hemos dicho antes se encuentran otros pueblos por los que pasa la marcha del Güell a Lluc como es Biniamar, nombre sin duda árabe que tiene en la actualidad 300 habitantes. Caimari en tiene unos 700 y es uno de los pueblos mas pintorescos de la ruta de Lluc, por sus casas de piedra, sus paisajes de montaña y los olivos milenarios.

En los meses de enero y febrero, el valle que se extiende entre Selva y Caimari se convierte en un espectáculo digno de ser observado por la gran cantidad de flores blancas y rosadas de los almendros y en realidad es un regalo para todo el caminante y el observador de la naturaleza de estos bellos paisajes que se pueden apreciar a lo largo del camino de Lluc.

ESCORCA

Escorca está situado en la cordillera de la costa norte, cuyo nombre debe al parecer, a la antigua iglesia parroquial de San Pedro de Escorca, levantada en el siglo XIII y restaurada hace varios años. Su término contiene extraordinarias bellezas, destacándose Cala Tuent, La Calobra, y la inmediata desembocadura del Torrente de “Pareis”, que nace en las montañas de Lluc en donde se encuentra el Monasterio de Lluc y corre hasta el mar entre muros de roca imponentes y al llegar a ésta forma una minúscula playa que, durante el verano, se ve concurridísima de bañistas. El término municipal de Escorca produce aceite.

Translate »